DNP: “Frente a Internet lo responsable es no regular”

Big Data se consolida como el nuevo modelo de mejoramiento económico y social para Colombia.

En diálogo con ACIEM, el Director de Desarrollo Digital del Departamento Nacional de Planeación- DNP, expresó la importancia que tiene para el país entender el fenómeno de la economía digital, antes de tomar decisiones frente al aspecto regulatorio.

La Economía Digital busca incorporar el Internet como el elemento nuclear del crecimiento y progreso de los países. Colombia quiere ser parte de esta carrera y tiene como objetivo situarse como un referente para el año 2025.

Para ello, el Gobierno Nacional ha centrado sus esfuerzos en reducir la brecha digital a través de estrategias han arrojado importantes resultados. Según cifras del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones - MinTIC, al finalizar el tercer trimestre del 2017, el país alcanzó un total de 28,41 millones de conexiones a Internet de Banda Ancha, de las cuales, 15,8 millones se realizaron mediante la modalidad de suscripción en redes fijas y móviles, y 12,6 millones a través de conexiones móviles por demanda.

Por su parte, consiente de la importancia de lo digital en el proyecto de país,  el Departamento Nacional de Planeación - DNP, entidad encargada de desarrollar y coordinar lineamientos para la formulación, ejecución, seguimiento y evaluación de resultados del Plan Nacional de Desarrollo, formó la Dirección de Desarrollo Digital, una dependencia que tiene por objetivo formular documentos que orienten las acciones del Gobierno hacia la articulación y coordinación de políticas públicas, con una visión prospectiva de Estado en el largo plazo.

ACIEM conversó con el Ingeniero Iván Antonio Mantilla Gaviria, director de esta nueva dependencia, quien explicó las estrategias a implementar para convertir a las tecnologías de la Información y las Comunicaciones como parte fundamental del desarrollo económico del país.

ACIEM: ¿Cuál es el objetivo de la dirección de Desarrollo Digital del DNP para la economía digital del país?

Iván Mantilla: La dirección tiene como objetivo orientar, formular, y coordinar políticas, proyectos a nivel nacional en el sector TIC y desarrollar investigaciones que promuevan el progreso digital en Colombia. Igualmente, acortar la brecha digital y contribuir a la masificación de la economía digital, según las tendencias a futuro a nivel normativo e institucional.

Tenemos la responsabilidad de ser soporte a toda la entidad para que las políticas que se implementen a futuro lleven desde su nacimiento el componente TIC incorporado.

ACIEM: ¿Cómo se plantea desde el DNP el uso y apropiación de Internet como mecanismo para reducir la brecha digital en el país?

Iván Mantilla: Colombia ha avanzado considerablemente en los últimos años en el aumento de penetración de internet. En Banda ancha móvil, por ejemplo, el crecimiento ha sido de 1.600% en los últimos años.

Sin embargo, parte de la población continúa sin acceso a internet y esto es un gran desafío, teniendo en cuenta que las economías de los países se están digitalizando y la puerta de entrada a este factor es el acceso a la red. Para ello existen diversas estrategias que se están desarrollando desde el Departamento Nacional de Planeación: la primera, visibilizar al sector TIC como parte fundamental en la economía, viendo a internet como puerta para acceder ella.

Por otro lado, es necesario que el sector genere condiciones favorables en materia de cargas regulatorias; mayores incentivos o facilidades de inversión y se pueda llevar internet a todo el territorio Nacional. Cuando todo esto suceda, el 100% de la población quedará inmersa en la economía digital.

ACIEM: ¿Cuál es la estrategia para fomentar, en el marco de la economía digital, el uso y apropiación del Internet de las Cosas (IoT)?

Iván Mantilla: El núcleo de la economía digital es el uso de datos e información, y, en ese sentido, el IoT es una de las principales fuentes generadoras de datos, los cuales se pueden explotar y aprovechar para generar negocios, empleo y desarrollo para el país.

Nuestra meta es digitalizarlo todo y en este propósito viene trabajando el Gobierno Nacional y la economía. El objetivo es empoderar también a todos los sectores (salud, agro, industria, etc.) para que se digitalicen.

Estamos seguros que la adopción del IoT se irá dando paulatinamente porque es una realidad que generará mejoras importantes para el país. Por lo cual, es necesario generar condiciones habilitantes, para que todas las áreas de la industria se digitalicen y de esta manera incorporen el IoT como elemento fundamental para su funcionamiento.

ACIEM: ¿Cuál es el papel del Big Data en las entidades del Estado?

Iván Mantilla: Big Data se consolida como el nuevo modelo de mejoramiento económico y social para Colombia. La explotación de datos se presenta como una nueva fuente de avance, y por tal razón, el Estado debe generar una serie de reformas o lineamientos que generen condiciones habilitantes para que esta actividad sea una realidad, como en otros lugares del mundo.

Actualmente existen ocho economías que han implementado y apropiado políticas de Big Data a nivel mundial. Colombia en el corto plazo aprobará la suya y se convertirá en el noveno país del mundo en efectuar una política de explotación de datos.

La dirección tiene como objetivo orientar, formular, y coordinar políticas, proyectos a nivel nacional en el sector TIC y desarrollar investigaciones que promuevan el progreso digital en Colombia"

 

ACIEM: ¿Cuál es la posición de la entidad frente a la regulación de internet?

Iván Mantilla: Por práctica regulatoria, la primera decisión debe ser no regular, para hacerlo es necesario entender el fenómeno, si existe alguna falla de mercado o problema estructural e intervenir solo cuando el costo de implementación de la regulación sea menor al beneficio, cuando este fenómeno se da, se puede proceder.

El asunto de regular o no la economía digital, radica en que el país se encuentra en una etapa muy temprana para tomar esta decisión por ello, debemos generar políticas públicas y mecanismos que permitan masificar este fenómeno en todos los sectores de la economía y los territorios, y posteriormente, analizar si existen fallas de mercado o problemas sobre los cuales fuera necesario regular, de lo contrario, creo que lo responsable es no intervenir.

ACIEM: ¿Cómo incidirá la dirección de Desarrollo Digital del DNP en la construcción de la nueva ley del Plan Nacional de Desarrollo?

Iván Mantilla: Somos un equipo de soporte trasversal a toda la entidad por lo cual debemos comenzar la construcción de Plan de Desarrollo 2018-2022, para que desde su construcción, lo digital quede incorporado en todas las estrategias del Gobierno Nacional con enfoque sectorial y territorial.

ACIEM: ¿Cómo formar al ciudadano del común para que disfrute los beneficios de la Economía Digital?

Iván Mantilla: Esta cultura digital debe comenzar desde el empoderamiento de la niñez y los primeros ciclos de educación y continuar con la formación y ejercicio profesional para hacer uso de la explotación de datos como forma de implementar nuevos proyectos. Esto permitirá fortalecer la innovación en los negocios y generar emprendimiento.

ACIEM: ¿Por qué es importante estudiar la explotación del espacio como mecanismo de progreso económico y social para el país?

Iván Mantilla: Colombia debe empezar a analizar la posibilidad de explotar el espacio ultraterrestre de la misma forma como aprovecha los recursos en la tierra, así como estudiar las oportunidades para el avance tecnológico espacial, que a su vez resuelvan problemas de los ciudadanos. Esto será un progreso para el país y de esta manera el espacio se habrá convertido en un nuevo recurso.

ACIEM: ¿Cuál es el papel de la Ingeniería en la implementación de la economía digital?

Iván Mantilla: Las oportunidades para los Ingenieros colombianos son muchas porque la economía digital es el resultado del cambio de procesos y de la adopción tecnológica en todas las actividades sociales y económicas de un país. En ese sentido, los encargados de desarrollar nuevos hardware, software, analítica de datos y también facilitar la vida a los ciudadanos son los Ingenieros. Aquí el gran reto para estos profesionales radica en desarrollar tecnologías que permitan a la ciudadanía incorporarse en su totalidad a la economía digital.

UPME: “Se requiere mayor desarrollo de infraestructura en renovables”

En la actualidad un 78% de la energía consumida en Colombia proviene de fuentes fósiles, mientras que solo el 22% de las renovables. Esto implica para el país importantes desafíos en su inclusión en la Canasta Energética Nacional y de esta manera, aprovechar sus potenciales beneficios.

Con la Ley 1715 de 2014, expedida por el  Ministerio de Minas y Energía, que regula la integración de las Fuentes No Convencionales de Energía Renovable- Fncer al Sistema Energético Nacional, el país se trazó una hoja de ruta para la inclusión de nuevas fuentes de energía que traerán grandes beneficios para los usuarios y el sector productivo.

Gracias al trabajo regulatorio, diversos sectores de la industria se han preocupado por generar y favorecer al país con energías más limpias, que permitan contribuir al medio ambiente y al progreso económico del país.

Por ejemplo en el sector automotriz, la inclusión de vehículos eléctricos, busca disminuir la emisión contaminante del aire y de esta forma, proteger la salud humana y disminuir la dependencia de combustibles fósiles.

En cifras de Fenalco y la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia- ANDI, el segmento de vehículos eléctricos en el país fue de 148 unidades al finalizar el 2017, con un crecimiento del 26,3% frente al primer trimestre del mismo año. Sin embargo, este número no fue suficiente para superar las cifras alcanzadas en el año 2016, sino que reportó una caída del 6,1%.

Para estimular la circulación de este tipo de vehículos en el país, el Gobierno Nacional otorgó beneficios arancelarios que reducen a 0% el costo del impuesto para la importación y además de una disminución en el IVA.

En entrevista con ACIEM, el Ingeniero Ricardo Ramírez Director General de la Unidad de Planeación Minero Energética - UPME, planteó los principales retos del país en materia de implementación de energías renovables, así como el estado actual de las mismas, posterior a la expedición de la Ley 1715.         

ACIEM: ¿Cuál es el estado del proceso de reglamentación de la Ley 1715?

El proceso de reglamentación ha tenido avances importantes en su desarrollo, específicamente en los temas de regulación económica y la inserción de energías renovables en las redes de distribución, por ejemplo la resolución recientemente publicada CREG  121 de 2017, que reglamenta elementos operativos y comerciales para atender las energías renovables en la red. Esta fue aprobada en primera consulta y la Comisión trabaja en la resolución definitiva.

Es importante destacar la política expedida por el Ministerio de Minas y Energía en el tema de energías renovables, a través de un proyecto decreto que busca reglamentar una subasta que favorezca la entrada de este tipo de energías al Sistema Interconectado Nacional - SIN. En las próximas semanas, se espera que el Ministerio expida un proyecto decreto definitivo que incluya políticas para el diseño de dicha subasta y finalmente sea reglamentado por la entidad que el Ministerio decida crear.

Otro aspecto a tener en cuenta es que se requiere mayor desarrollo de infraestructura en renovables en el país. Para que esta forma de generación contribuya al SIN, se requiere un progreso permanente, que asegure el crecimiento del sector.

La UPME tiene claridad al respecto y por ello, hace 15 días adjudicó el inversionista para desarrollar la primera etapa de una expansión del Sistema de Transmisión con el objeto de viabilizar la entrada de cerca de 1.390MW de energía eólica al SIN. Igualmente trabajamos de forma continua para construir etapas posteriores que nos permitan usar el gran potencial que tenemos en la Guajira.

ACIEM: ¿Qué estrategia plantea la UPME para reglamentar las contrataciones a largo plazo que quedarían fuera de la subasta planeada por el Ministerio de Minas y Energía?

Una vez se expida el decreto correspondiente que regirá las directrices de política, las entidades que propongan la reglamentación a la CREG avanzarán en ese sentido. La responsabilidad de la UPME radica en el desarrollo del Sistema de Transmisión y por supuesto, hacer el planeamiento de la generación que permita la toma de decisiones. La determinación de este proyecto decreto, se basó en diversos estudios y los resultados del Plan de Expansión de Generación de la Unidad.

ACIEM: ¿Cuál es la capacidad actual instalada en Colombia en materia de Energías Renovables?

Hablando de proyectos eólicos, solares y biomasa, la capacidad actual instalada en el país está cerca de los 50MW, incluido proyectos como el de Yumbo en energía solar; el del Cauca en biomasa y otros proyectos solares que se desarrollan en techos y otras partes del país.

La Ley 1715  incluye incentivos para los vehículos eléctricos, entre los que se encuentran beneficios como la exclusión de IVA"

 

ACIEM: Desde el proceso de expedición de la Ley 1715, ¿Cuántos proyectos de energías renovables han sido presentados?

Hemos recibido cerca de 350 proyectos, de los cuales han sido aprobados algo más de 250 esencialmente fotovoltaicos, para un total de 1400MW con incentivos tributarios en todo el país.

La mayoría proyectos equivale a menos de 100Kw, es decir, son soluciones fotovoltaicas en techo para el autoconsumo. Lo que confirma que Colombia sigue la tendencia mundial: energía solar fotovoltaica a pequeña escala y consumidores que están convirtiendo en productores.

La CREG como ente regulador, trabaja en el aspecto normativo. En este aspecto, cabe destacar que la reglamentación para autogeneración ha existido, el problema radica en que ha sido aplicada equitativamente a proyectos grandes y pequeños.

ACIEM: ¿Cuál es la importancia del mapa de radiación solar en el país para la toma de decisiones de inversión económica?

Es un recurso fundamental, sin duda alguna es una herramienta actualizada que permite hacer análisis prácticamente horarios. Pero no es el único, afortunadamente, los inversionistas pueden consultar también los servicios de información meteorológica satelital.  

ACIEM: ¿Qué incluye la Ley 1715 frente al tema de eficiencia energética?

La reglamentación de la 1715 incluye no solamente las fuentes no convencionales, sino también la eficiencia energética. Con esa directriz de Ley y las disposiciones que hubo en la reforma tributaria de tipo ambiental, se desarrolló una normativa que permite la exclusión de IVA a proyectos destinados a eficiencia energética aplicada en diversos sectores económicos: transporte; medición y equipos para combustión; todo lo relacionado con procesos de aislamiento; uso de combustibles y alumbrado; medidas pasivas de eficiencia energética en edificaciones y procesos de monitoreo.

De igual forma, la UPME trabaja con la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales-ANLA en reducir los tiempos de procesos para las empresas que están interesadas en implementar las Fncer al unificar procesos, compartir información, trabajar en paralelo y de forma secuencial.

ACIEM: ¿Cómo se incentiva el uso de vehículos eléctricos en Colombia y dónde están los mayores retos en incorporación de Fuentes No Convencionales con la Ley 1715?

La Ley 1715 contempla incentivos para los vehículos eléctricos, sin embargo es necesario trabajar en el área comercial, la medición y generar mayores incentivos. En algunos casos, cuando hablamos de grandes proyectos, son indispensables las redes y en este sentido se requieren avances, estamos trabajando en el incentivo de este tipo de aplicaciones energéticas pero toma tiempo.

ACIEM: ¿Qué sectores del país han sido contemplados para ampliar la transmisión de este tipo energías?

La UPME elabora anualmente un ejercicio de planeamiento de la transmisión en el que identificamos las obras necesarias para atender la demanda, las congestiones de red, problemas de calidad del servicios entre otros. Es posible que en algunos casos se justifique adelantar expansiones que deban pagar los consumidores nacionales si se logran evidenciar los grandes beneficios que se generan.

ACIEM: ¿Cuál es el aporte de la Ingeniería colombiana en el desarrollo de energías renovables para los próximos años?

Las energías renovables tienen una particularidad y es que no se requiere de capital muy alto para ser generador. Usted es generador desde su casa, su barrio, una fábrica o centro comercial con una superficie importante.

Los Ingenieros podemos pensar en proyectos a la escala de nuestras posibilidades económicas y mucho de esto no solamente es competitividad sino tecnología, y lo que estamos viviendo ahora es una revolución y se consolida como una gran oportunidad para la Ingeniería colombiana.

Costa Rica, un modelo sostenible

En 2018, el país tico completó más de 300 días consecutivos sin activar plantas térmicas para la generación de energía, las cuales operan a base de hidrocarburos.

No es extraño que en algún programa concurso se formule la siguiente pregunta: ¿Cuál fue el primer país de América Latina sin ejército permanente? Sonará el tictac del reloj que presionará la repuesta y cuando este termine, Costa Rica se iluminará en verde.

Y sí, este país de Centroamérica, con la misma extensión de Dinamarca y cinco millones de habitantes, renunció a tener ejército permanente en 1948. Recientemente, también fue protagonista de otra dimisión; a la de los hidrocarburos para generar energía eléctrica.

-Y el verde se hizo más intenso.

En 2018, el país tico completo más de 300 días consecutivos sin activar plantas térmicas para la generación de energía, las cuales operan a base de hidrocarburos. Esta marca supera la impuesta en 2015, donde se llegaron los 299 días y la de 271 días en 2016. Para 2021 se trazó una meta aún más ambiciosa,  convertirse en el primer país carbono-neutral, es decir, que elimina tanto CO² de la atmósfera como el que emite.

Según el  Instituto Costarricense de Electricidad - ICE, la producción eléctrica se concentra en recursos hídricos, geotérmicos, eólicos, solares y biomásicos.

A lo largo del 2017, el 78,26 % de la electricidad provino de las hidroeléctricas, el 10,29 % de las plantas eólicas, el 10,23 % de las geotérmicas y 0,84 % de la biomasa y el sol.

Y durante el primer mes del presente año, Costa Rica produjo 202 megativos/hora de electricidad a partir del viento, la mayor generación eólica mensual en la historia, según datos del ICE.

Este mismo instituto informó que gracias a la permanencia de los vientos se logró esa generación en las 16 plantas eólicas que operan en el territorio tico, ubicadas en las provincias de Guanacaste (noroeste) y San José (centro), y  de las cuales 13 funcionan bajo contratos con empresas privadas y las tres restantes pertenecen a la cooperativa Coopesantos, a la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y al ICE.

Su éxito radica en la complementariedad de la matriz eléctrica, la cual permite que las fuentes firmes sirvan de base y al mismo tiempo completen la curva de demanda, mientras las fuentes variables son aprovechadas conforme su capacidad de generación durante diferente periodos del año.

No obstante, lo anterior no se ha conseguido en un par de décadas, ha sido un trabajo de más de medio siglo. Se estima que cuando se creó el ICE, en 1949, apenas un 15% del territorio nacional tenía cobertura eléctrica. Desde entonces, el país priorizó la inversión en plantas hidroeléctricas que permitieron aumentar dramáticamente la cobertura, sostuvieron la expansión económica de la segunda mitad del siglo XX y hoy lo posiciona a la cabeza de la generación de energías renovables en todo el mundo. 

Actualmente, en Costa Rica se limita la participación de particulares en la matriz de generación eléctrica. Según lo establece  la Ley 7.200 de Generación Eléctrica Autónoma o Paralela, el aporte de los generadores privados no debe superar el 15% de la energía del Sistema Eléctrico Nacional.

Sin embargo, en esta época electoral, se ha puesto sobre la mesa la posibilidad eliminar los topes a la generación privada de energía. El segundo candidato más opcionado a llevarse las primarias es el empresario Antonio Álvarez, del Partido Liberación Nacional, quien ha afirmado públicamente que eliminaría el tope del 15% y promovería la generación privada.

 

La otra meta: parque automotor sostenible

A principios de febrero, Costa Rica fue de nuevo protagonista; esta vez con el anunció del presidente tico, Luis Guillermo Solís, sobre la entrada en vigencia de la Ley de Incentivos para el Transporte Eléctrico, la cual permitirá al país ofrecer una serie de beneficios que impulsen la entrada de vehículo eléctricos.

“Este logro, sin precedentes en América Latina, nos coloca entre las naciones más desarrolladas en materia de energía renovable”, indicó Solís, quien además señaló que una de las aspiraciones tras la aprobación es que el país en los próximos años puede transformar la flota vehícular al transporte eléctrico.

Dicha Ley abre el camino para facilitar la compra de vehículos eléctricos a través de la implementación incentivos y exoneraciones de impuestos a la venta, el selectivo de consumo y el de valor aduanero.

También se exonera a los vehículos del pago total del derecho de circulación y al  impuesto a la propiedad por un periodo de cinco años, o como se conoce popularmente en el país centroamericano, marchamo.

Para ello, se deberán  ampliar los 20 centros de recarga existentes en distintos puntos del territorio. Se espera que antes de terminar el año sean instalados otros 41.

Energías renovables en Colombia, una mirada crítica desde la inversión

En Colombia, una de las primeras iniciativas en FNCER fue el parque Eólico Jepírachi, desarrollado por EPM, el cual entró en operación en 2004

Que el principal exportador de petróleo del mundo le esté apostando a las Energías Renovables no Convencionales (Fncer) ha llenado los titulares de los más renombrados periódicos del mundo. Y no es para menos, el príncipe Mohammed bin Salman, jefe de estado de Arabia Saudita, anunció una inversión por 7.000 millones de dólares a lo largo de 2018 para desarrollar siete nuevas plantas solares y un gran parque eólico, y con esto conseguir que las energías renovables proporcionen hasta el 10% de la energía que usa el país para finales de 2023.

Lo anterior ejemplifica los cambios que está sufriendo el sector energético a nivel mundial, donde son cada vez más dramáticos las reducciones en costos de inversión e implementación en proyectos de Fncer (de hasta un 60%), y que según los más grandes productores de paneles solares en el mundo, su precio seguirá cayendo.

Esto explica porque en los últimos meses, un número creciente de nuevas plantas fotovoltaicas y eólicas, en 24 países, ofrecen energía a un valor $0.03 a $0.05 dólares por kilovatio/hora, alcanzado hasta $0.02 en Arabia Saudita. En América Latina, el hecho más destacable tuvo lugar en México, donde la licitación en septiembre de 2016 permitió la compra de kilovatio/hora por $0.03 dólares.

Colombia, por su parte, aún permanece en la ‘grilla’. Así lo considera Alejandro Lucio, director de la Asociación de Energías Renovables – Ser Colombia, para quien la etapa temprana del sector de Fncer en el país responde a varias razones.

“Si nos comparamos como México, Chile, Argentina o Brasil estamos atrás. Y esto se debe a que nuestra matriz hacía muy difícil que hace dos o tres años se hablara de Fncer a gran escala. Pero el mundo ha cambiado, los costos han bajado y las subastas de largo plazo en otros países muestran que esta tecnología es competitiva”, afirmó el directivo.

Opinión que comparte Gustavo Rendón, gerente de Enersolax, una compañía, con sede en Pereira, especializada en soluciones de ingeniería fotovoltaica. “Colombia tiene un retraso de varios años comparado con otros países de la región, donde la energía solar es muy conocida y apreciada por la diversificación de la matriz, sin mencionar, que es una industria que genera miles de empleos”. (Ver recuadro)

En Colombia, una de las primeras iniciativas de este tipo fue el Parque Eólico Jepírachi, desarrollado por Empresas Públicas de Medellín – EPM, el cual entró en operación comercial plena el 19 de abril de 2004. Esta instalación tiene una capacidad de 19,5 MW de potencia nominal, con 15 aerogeneradores de 1,3 MW cada uno, sometidos a los vientos alisios de 9,8 metros por segundo que transitan por la península de la Guajira, región con el mayor potencial para proyectos de Fncer.

Recientemente, la compañía Prodiel desarrolló para Celsia, una empresa del Grupo Argos, la primera planta fotovoltaica del país conectada al Sistema Interconectado Nacional (SIN), la cual ofrece una potencia nominal de 9,8 megavatios. Bautizada como Celsia Solar Yumbo, este complejo está compuesto por 35.000 paneles solares, que producen 16GWh de energía al año, lo que demandarían 8.000 viviendas con un consumo promedio.

Según ha informado la compañía, este complejo es el inicio de un mega proyecto que planea alcanzar los 250 MW de energía fotovoltaica durante los próximos años en diferentes regiones del país y Panamá.

No obstante, y a pesar de estas iniciativas destacables, el común denominador es que existen dificultades administrativas, reglamentarias y de desinformación sobre este sector, que demanda, con mayor ahínco, un espacio para desarrollarse como sus pares en la Región. 

 

Desde las entidades

Según el directivo de Ser Colombia, una de las mayores dificultades se presenta en que los desarrolladores no encuentran compradores de un contrato de energía a largo plazo, de más de cinco años.

“En Colombia los industriales no se comprometen con un contrato de energía de 15 o 20 años porque tienen mucha incertidumbre sobre su actividad y sector. Por otro lado, los comercializadores tampoco desean suscribir esos contratos porque hay asuntos de carácter regulatorio que desincentivan la compra de largo plazo”, afirmó Lucio.

Por su parte, Iván Matinez Ibarra, exviceministro de Transporte y gerente general de EGAL Energy, una compañía que se encuentra desarrollando cinco proyectos de Fncer, cuatro fotovoltaicos y uno eólico, en la Región Caribe, advierte sobre el desconocimiento que existe sobre estas tecnologías, incluso en entidades al interior del Estado.

“Nos hemos encontrado con entidades públicas que solicitan por ejemplo estudios de vertimiento para proyectos de energía solar fotovoltaica, cuando quien entienda un poco del tema sabrá que en este tipo de instalaciones no se generan desperdicios sólidos, líquidos o gaseosos. Este tipo de solicitudes hacen que se alarguen los procesos”.

A esto se le suma las demoras en la tramitología para acceder a los beneficios tributarios que estipula la Ley 1715 de 2014, y que desde su origen fueron diseñados para incentivar la inversión, algo que está lejos de ser real.

Un sistema solar fotovoltaico menor a 100 kWp puede ser instalado en una semana; uno de 20 MWp en un par de meses. Sin embargo, llegar  a ser beneficiado con alguna de las ventajas tributarias de IVA, arancel, depreciación acelerada y exención de renta puede tomar varios meses.

“El proceso con las entidades gubernamentales es tedioso, principalmente para las personas naturales, quienes deben soportar demoras entre 8 y 10 meses, en el mejor de los casos. Esto involucra dos procesos ante la Unidad de Planeación Minero Energética, UPME, dos procesos ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, un proceso ante la Ventanilla Única de Comercio Exterior, VUCE y un proceso ante la DIAN. Todos estos trámites deben hacerse antes de nacionalizar los equipos con referencias específicas para cada proyecto. Esto hace que las personas y/o empresas que quieran implementar este tipo de sistemas de inmediato pierdan interés de hacerlo”, resaltó Rendón.

Para el directivo de Enersolax los beneficios tributarios deberían ser retroactivos, es decir, que sean otorgados una vez los proyectos estén desarrollados, con lo cual, argumenta, se superaría el embudo de iniciativas que no pueden obtener certificados finales del proceso.  

Al respecto, la UPME informó que se encuentra trabajando de la mano de la ANLA con el objetivo de simplificar procesos y compartir información, y así evitar traumatismos que afectan a personas e inversionistas.

Una subasta con algunos ‘peros’

Otro de los cuestionamientos recurrentes desde agremiaciones e inversionistas ha sido la falta de claridad respecto a los contratos de venta de energía a largo plazo, y sobre lo cual la Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG, no se ha pronunciado.

Hoy por hoy, los inversionistas en proyectos de Fncer efectúan contratos bilaterales con agentes del mercado no regulado, es decir, generadores, distribuidores, comercializadores y grandes consumidores, con los cuales se acuerdan precios y términos de tiempo, intentando garantizar los ingresos del proyecto,  pero no pueden vincularse al Mercado de Energía Mayorista.

 

En el caso del las granjas solares, los Operadores de Red no tienen en cuenta la curvas de carga de una proyecto solar y han negado conexiones a la red"

 

Para superar esto, el Ministerio de Minas y Energía, presentó, a principios de 2018, el borrador del Decreto donde se fijan los lineamientos para la contratación de largo plazo para proyectos de generación conFncer y la primera subasta para su vinculación al SIN.

Para el directivo de EGAL Energy, con este anuncio se envía un mensaje “tranquilizador a las multinacionales y grandes inversionistas, lo cuales reclamaban una estabilidad financiera que solo les puede brindar el Gobierno nacional”.

Los expertos coinciden que este era un paso que estaba pendiente en el país, y máxime, cuando América Latina es líder en materia de subastas renovables. Hace dos décadas abrió el camino Brasil, seguido por Perú, Chile, México y finalmente Argentina. Colombia anunció su intención de pertenecer a este ‘club’, dejando a un lado el instrumento normativo de tarifas reguladas, empleado en otros países.

No obstante, hay quienes tienen reparos al respecto. La Asociación Nacional de Empresas Generadoras, Andeg, ha señalado que el mecanismo de subasta de compra de energía renovable puede ser susceptible de estar fuera del esquema de funcionamiento del mercado nacional, lo cual podría resultar en precios que no revelarían una competencia real.

En una columna de opinión publicada en el diario Portafolio, Alejandro Castañeda Cuervo, director ejecutivo de Andeg, indicó que “la exclusividad en las tecnologías participantes en una posible subasta en la cual no participan todas las tecnologías que puedan vender energía, limitaría los beneficios reales a los usuarios”.

El director gremial aduce que en Colombia podría presentarse un aumento en la tarifa debido a este tipo de mecanismos paralelos, como ocurrió en Alemania, donde el precio de la energía en bolsa disminuyó un 13% entre 2011 y 2016, mientras que las tarifas a usuarios finales incrementaron un 17%.

Por su parte, Gustavo Rendón, gerente de Enersolax, advierte sobre la posibilidad de que la subasta se incline por proyectos con precios irreales y que solo sean sustentables en el papel.

“Han habido casos, en diferentes países, como la India, donde muchos proyectos adjudicados siguen en el papel y nunca se implementan debido a que los desarrolladores no son capaces de alcanzar los costos propuestos”.

Desde Ser Colombia han celebrado el anuncio del Ministerio, ya que consideran que es el camino para conseguir los objetivos de orden ambiental y complementariedad de la matriz que necesita el país. Sin embargo, invitan a la CREG a ampliar la reglamentación más allá del mecanismo de subasta que presenta el borrador del Decreto.

“Creemos que la CREG debe reglamentar cualquier compra de largo plazo en el mercado de energía mayorista, y no solo el proceso de subasta, de lo contrario se estaría limitando el potencial del recurso renovable”.

 

Colombia cuenta con un potencial eólico de 21 gigavatios.

El problema de la conexión

En el municipio de Santa Catalina, al norte del departamento de Bolívar, se encuentra el Parque Eólico Galerazamba, desarrollado por la EGAL Energy, compañía que tiene como objetivo convertir a la Región Caribe en un productor de energías limpias.

No obstante, aunque ya se pueden divisar los aerogeneradores que serán movidos por vientos de 5 a 8m/s, el parque aún no se encuentra en funcionamiento por problemas de reconexión.

“Estamos en este momento en gestiones con el Gobierno Nacional para encontrar una salida, porque la subestación más cercana se encuentra a una distancia muy superior a la que permite el flujo financiero”.

Esta situación no es aislada, se replica en otros departamentos y proyectos alrededor del país. En el caso de las granjas solares, los Operadores de Red no tienen en cuenta las curvas de carga de un proyecto solar y han negado conexiones a la red, argumentado que la subestación no puede recibir la potencia máxima solicitada.

Y aunque recientemente, la UPME adjudicó al Grupo de Energía Bogotá la construcción de una nueva línea de transmisión para proyectos eólicos en la Guajira, lo cierto es que hay también tareas pendientes a nivel regional.

Al respecto, la CREG aprobó, a principios de febrero, una nueva metodología para la remuneración de la distribución de energía eléctrica, con el objetivo de mejorar la calidad y garantizar la prestación continua y eficiente del servicio, se incentiva a los operadores para que modernicen todos sus equipos y disminuyan las pérdidas de energía que hoy tiene el sistema.

El documento establece que para un nivel específico de ingreso en la actividad de distribución, el operador de red debe garantizar unas inversiones, con lo cual se espera que haya una aplicación de la infraestructura y mantenimiento de la  existente.

No obstante, desde la Asociación de Energías Renovables – Ser Colombia creen que también es fundamental cambiar la dinámica de adjudicación de puntos de conexión.

“Nuestra propuesta es que a los proyectos se les asigne un punto de conexión sólo cuando estén en una etapa avanzada de desarrollado y hayan presentado un estudio de conexión aprobado. Con esto evitaríamos la cogestión que hoy existe en la red por proyectos que aún no se han materializado”, afirmó Lucio.

Paralelamente, la resolución CREG 121 también incluye unas obligaciones para que los operadores de red informen sobre la disponibilidad de conexión a sus redes, lo cual significaría un cambio sustancial para el diseño de proyectos de Fncer.

“Vamos a contar con un mapa de disponibilidad de conexión, lo que cambiará la forma en cómo se diseñan los proyectos actualmente, donde primero se busca el territorio con las condiciones de radiación o vientos ideales y posteriormente la forma de conectarlo”.

 

Galería 66 Asamblea Nacional ACIEM

 

Subcategorías

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETIN

Asegúrese de estar al tanto de las noticias y acontecimientos de ACIEM.

CONTÁCTENOS

  • Teléfono: 3127393