Internet y televisión crean una nueva audiencia

Colombia avanza con paso firme en su plan de implementación de la TV Digital a lo largo y ancho del territorio nacional, permitiendo difundir más servicios (HDTV, SDTV y/o IP) y mejorar la calidad de audio y video.

Desde 2008, Colombia anunció su decisión de migrar de la Televisión Análoga a laTelevisión Digital Terrestre (TDT), más exactamente al estándar DVB–T2, que ofrece una sustancial mejora en la calidad de audio y video, además de contar con un mayor ancho de banda (30 % con un pico teórico de 40 Mbps), lo cual permitirá ampliar el número de canales en StandardDefinition (SD), o definición estándar y el número de canales en alta definición.

Esta migración se viene dando oficialmente desde 2014 y ha venido avanzando desde la fase 1 con una cobertura del 54,20 %; en la fase dos, del 15,8 %; y en la fase 3, del 17,75 %, hasta completar el 70,3 % del territorio nacional.

El objetivo es realizar el ‘apagón’ analógico en Colombia el 31 de diciembre de 2019, tarea que según afirmó José Jorge Dangond, gerente de RTVC Sistema Medios Públicos, en entrevista con ACIEM, va muy adelantada.

Según reveló Dangond, para la televisión pública, al terminar 2017 se espera que el 82 % de la población cuente con TDT. “Para el próximo año, la meta es alcanzar un 92 % de cobertura. En el 8 % restante se implementará el sistema Direct-To-Home (DTH), un sistema satelital con el que se llegará a la periferia, especialmente, a las zonas fronterizas”, agregó el gerente de RTVC.

Igualmente, la entidad busca superar el desfase entre la televisión digital pública y la privada, y llegar a sitios donde esta no llega, invirtiendo en tecnología, con el objetivo de ampliar la cobertura.

A su vez, como parte del proceso de migración tecnológica, la Unión Europea (UE) y el Gobierno colombiano suscribieron un Convenio de Cooperación Internacional, que ya se encuentra en ejecución, cuyo objetivo es brindar asistencia técnica a la Agencia Nacional del Espectro (ANE), la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), la RTVC Sistema de Medios Públicos y Canales Regionales y a la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV).

 

La convergencia del internet y la televisión ha llevado al público

a consumir contenidos audiovisuales de forma distinta"

 

Como resultado de este convenio, el pasado mes de agosto finalizó la instalación del sistema de monitoreo de la señal de televisión digital con equipos de última tecnología, que consta de 22 estaciones remotas ubicadas en Soacha, Bello, Cartagena, Buenaventura, Popayán, Tunja, Medellín, Cali, Bucaramanga, San Andrés, Manizales, Pereira, Armenia, Cúcuta, Santa Marta, Ibagué, Neiva, Cali, Valledupar, Barranquilla, Montería y Caucasia, sistema con el cual la ANTV podrá realizar remotamente un monitoreo detallado de la señal de TDT que están recibiendo los colombianos.

Según informó la ANTV, se instalarán más de 45.800 decodificadores en igual número de hogares en los municipios de Quibdó, Buenaventura, El Tambo, Ibagué, La Tebaida, Marinilla, Ciénaga, Lorica, Riohacha, Turbaco, Valledupar, Villa del Rosario y Puerto López.

Por su parte, la asistencia técnica prevé la capacitación a los operadores públicos de televisión en el desarrollo de habilidades que les permita aprovechar las ventajas que trae consigo la TDT y las plataformas a través de las cuales actualmente se accede a contenidos audiovisuales.

ACIEM, como parte de su compromiso de contribuir al desarrollo de la televisión nacional fue sede en Bogotá durante los meses de septiembre y octubre de tres ciclos de capacitación, a los cuales asistieron operadores públicos, productores y realizadores de televisión, representantes de la academia y ciudadanía en general, con el objetivo de conocer las nuevas oportunidades de la TDT dentro del ecosistema actual de la televisión; capacitaciones que fueron replicadas en Medellín y Barranquilla, logrando la participación de más de 450 personas.

Tecnología para nuevos contenidos

Ante las posibilidades que brindará esta nueva tecnología, un equipo de consultores compuesto por especialistas de la televisión pública de Barcelona TV3 Televisión de Cataluña presentó a los creadores de contenido nacionales nuevas estrategias y casos de éxito, frente a lo que será esta nueva televisión.

Entre los conferencistas invitados, se destacó Francesc Mas, Ingeniero de proyectos de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, quien resaltó las posibilidades de la TDT2, incluida la televisión interactiva Hybrid Broadcast Broadband TV(HbbTV).

“La HbbTV es una televisión que le aporta muchísimas ventajas al televidente porque nos permite interactuar a través de redes sociales, las cuales pueden verse directamente en la pantalla y otorga las ventajas del visionado en multiplataforma, es decir, empezar a ver una película en el televisor y acabar viéndola en el teléfono”, señaló Mas.

Para el Ingeniero español, uno de los mayores retos de los proveedores de contenidos es ofrecer una televisión digital interactiva, que se adapte a los cambios de consumo. “En estos momentos la convergencia del Internet y la televisión ha llevado al público a consumir contenidos audiovisuales de forma distinta”.

“El 80 % de los televidentes tienen el teléfono móvil en su mano; el reto está en llevar las ventajas que otorga este dispositivo y aplicarlas al mundo de la televisión interactiva”, resaltó Francesc Mas.

Por su parte, Ferrand Calvell, director de Innovación y Audiencias Digitales de TV3, destacó que ante los cambios de consumo de los usuarios, las cadenas de televisión se deben plantear cómo ofrecer contenidos en otras plataformas.

 

La ANTV instalará 45.800 decodificadores a lo largo del territorio nacional"

 

“La audiencia ya no ve TV, está consumiendo contenidos desde otras plataformas y entender esto es lo más difícil. En este sentido, se deben diseñar estrategias para llegar al público más joven, que solo está consumiendo Facebook o Snapchat y que será el público del mañana”, afirmó Calvell.

Ante la amenaza de plataformas de streaming como Netflix o Claro Video, el experto catalán resaltó que su expansión seguirá siendo exponencial, por lo cual las cadenas deberán centrarse en presentar contenidos de una forma más atractiva para usuarios que, por ejemplo, consumen varios capítulos de una serie en un mismo día.

Lo anterior, consideran los expertos, no significará necesariamente la desaparición de la televisión como se conoce, puesto que a su juicio, seguirá siendo ideal para muchos tipos de contenido, como emisiones en directo o ciertos formatos como deportes o realitys shows. “La televisión es y seguirá siendo la plataforma mayoritaria, capaz de atraer a millones de personas con un mismo contenido” destacó Clavell.

CAS Technology Day 2017, aliento para el emprendimiento

 

Con la participación de los Ingenieros chilenos Víctor Grimblatt y Raúl Camposano, se llevó a cabo la edición 2017 del CAS Technology Day, organizado por el IEEE y ACIEM, en el que compartieron herramientas y experiencias para contribuir al desarrollo de proyectos de emprendimiento en Ingeniería Electrónica.

El pasado 2 de octubre, el Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica (IEEE, por su sigla en inglés) y ACIEM realizaron el CAS Technology Day 2017, cuyo objetivo fue motivar a profesionales de esta área a desarrollar proyectos de emprendimiento con base tecnológica.

El evento contó con la presencia de Víctor Grimblatt, director general de Synopsys Chile, compañía de origen estadounidense, líder en automatización de diseño electrónico y Raúl Camposano, CEO de Sage-DA, startup especializada en herramientas de diseño físico para semiconductores.

El Ingeniero Grimblatt compartió algunos elementos diferenciadores que les permitió a los países de Asia-Pacífico convertirse en referentes de desarrollo tecnológico a nivel mundial, y que hasta mediados del siglo pasado estaban inmersos en el subdesarrollo.

Según lo expuesto por el Ingeniero chileno, la apuesta que hicieron países como Corea del Sur y Taiwán en los años 70 de no solo ser consumidores de tecnología extranjera sino, por el contrario, de desarrollar una que respondiera a sus necesidades individuales, fue clave para alcanzar la posición que hoy gozan y que ha motivado el estudio de diferentes centros de investigación y organismos internacionales, incluido el Banco Mundial (BM), con su informe: ‘Explicando el milagro económico del Este Asiático’.

En opinión de Grimblatt, la educación, la inversión y el emprendimiento son la hoja de ruta para superar el rezago en el que se encuentra Latinoamérica. Por eso instó a los asistentes a convertirse en actores activos de esta transformación, atreviéndose a iniciar proyectos de emprendimiento.

“Hay que perderle el miedo al fracaso. Del 100 % de las startups, solo un 5 % tiene éxito. Se debe pensar en la solución y no en la tecnología. Es decir, qué estoy solucionando, a quién le interesa y por qué. No hay que aislarse, es importante trabajar con profesionales de economía y negocios y alimentarse conceptualmente de ellos. Pero sobretodo, atreverse, tener la valentía de salir a desarrollar su propio proyecto”, afirmó Grimblatt en entrevista con ACIEM.

La electrónica, omnipresente en todas las actividades del quehacer del ser humano en cualquier región del planeta, ofrece un futuro promisorio desde la perspectiva del directivo de Synopsys Chile. “La electrónica es el componente más importante de cualquier sistema. Interactuamos con ella permanentemente. La encontramos en nuestros teléfonos inteligentes o, incluso, en las lavadoras, por lo tanto su importancia será cada vez mayor”, afirmó Grimblatt.

Y agregó: “Hoy en día, la electrónica juega un rol muy importante en el Internet de las Cosas (IoT). Cada vez nos damos cuenta que buena parte del procesamiento se tiene que hacer directamente en la ‘cosa’ y no en la ‘nube’ (cloud), como se pensó originalmente, y eso implicará el diseño de circuitos integrados e impresos en el objeto, lo cual causará un repunte muy fuerte de la electrónica”.

Por su parte, el Ingeniero Raúl Camposano, líder de una startup, hizo un llamado a los profesionales a prepararse en los saberes prácticos que, a su juicio, “son los que permitirán enfrentar un trabajo en el mundo real, que es finalmente donde los Ingenieros nos desenvolvemos”.

Aunque el mercado de las startups en Latinoamérica se encuentra en una fase temprana comparado con Europa o Asia, lo cierto es que en el último lustro ha mostrado una actividad más dinámica.

Hay que perder el miedo al fracaso. Del 100 % de las startups, solo un 5 % 

tiene éxito. Se debe pensar en la solución y no en la tecnología"

 

Así lo evidencia el alza en las inversiones para Investigación y Desarrollo (I+D) en relación con el PIB,mque pasó de 0,63 % al 0,74 % entre 2009 y 2014, un incremento modesto, que deja a la región lejos del promedio de inversión de países de la OCDE, que destinan una media del 2,3 % del PIB en I+D, según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

No obstante, para Camposano: “Latinoamérica está claramente presente en la escena de las startups. El país más activo, seguramente por tamaño, es Brasil, pero también hay ejemplos en Perú, Chile y Colombia, entre otros, y con bastante éxito. No es comparable, claro, a Silicon Valley o China, pero hay actividad”.

Para el fundador de Sage-DA, lo anterior responde en gran parte a los crecientes programas de fomento para la creación de startups que se están implementando en los países de la región. En el caso de su país natal, por ejemplo, “la Corporación de Fomento de la Producción de Chile, una institución estatal, cuenta con programas para el apoyo de estas compañías emergentes, que facilitan el comienzo de un emprendimiento. Igualmente, existe el programa Start-Up Chile, con el cual una persona con una idea puede recibir financiación por cerca de US$50.000”, afirmó.

 

En el caso colombiano, el lanzamiento en 2012 del programa INNpulsa, por parte del ministerio de Comercio Industria y Turismo, y las alianzas público-privadas (APP) han contribuido a que ciudades como Bogotá y Medellín apuesten por convertirse en hubs para las startups, concentrando el 71 % de las compañías emergentes del país, según registros de la plataforma AngelList.

A lo anterior se suma la Ley 1838 de 2017 o Ley spinoff, que se expidió el pasado 6 de julio, la cual permitirá a investigadores de las universidades públicas, fundar compañías con sus desarrollos científicos. Un importante avance si se tiene en cuenta que el 60 % de la investigación científica ocurre en los laboratorios de estos claustros universitarios, según el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación, Colciencias.

Chips made in Colombia

Dentro de los entusiastas que asistieron al CAS Technology Day 2017 se encontraba el Ingeniero Elkim Roa, profesor asociado de la Universidad Industrial de Santander, UIS, y director de OnChip, un grupo de investigación que próximamente se constituirá como un spin-off de esta institución.

Este investigador ha puesto a la Ingeniería Electrónica nacional en la lupa de la comunidad científica de California (EE.UU.), al presentar en febrero del último año el primer microcontrolador de 32 bits con tecnología RISC-V desarrollado completamente en Colombia, lo cual permitió que Google lo invitara a formar parte de sus Google Talks, en Mountain View, e iniciar acercamientos y realizar trabajos cooperativos con SiFive, una de las startups con mayor proyección de Silicon Valley.

Según Roa: “el éxito radicó en ser capaces de desarrollar el microcontrolador en las condiciones de un país como Colombia, ya que normalmente para un trabajo de este tipo es necesario una inversión cercana a los US$10.000.000. Nosotros lo hicimos con menos de US$25.000”.

Desde entonces, OnChip está trabajando con esta startup en varios frentes. El principal, aprovechar los periféricos del Open-V –un microprocesador desarrollado por los Ingenieros colombianos–, especialmente los analógicos, que son los pocos periféricos abiertos disponibles en el ecosistema RISC-V.

Igualmente, SiFive planea ofrecer chips RISC-V personalizados, gracias a que el Open-V ahora usará la CPU SiFive; será sencillo crear versiones de este chip enfocadas en necesidades específicas.

Para el Ingeniero santandereano, esta alianza ha sido altamente fructífera por varias razones, la principal: el costo, ya que Colombia ofrece una ventaja competitiva en este rubro, incluso superior a la de países como la India.“El costo de diseño, por ejemplo en Bangladesh, es casi tan alto como el de una casa de diseño en Los Ángeles, a diferencia de Colombia, donde aún tenemos costos asociados bajos”, afirmó.

Sumado a lo anterior, Roa destacó que su éxito no tiene por qué ser aislado, por el contrario, gracias a que en el país se ofrecen 21 programas de Ingeniería Electrónica, muchos de los futuros profesionales podrán convertirse en diseñadores de chip.

“También contamos con una zona horaria similar a los lugares donde se fabrican, como en el caso de Estados Unidos. Así que los emprendimientos deben estar focalizados en el área de los semiconductores”, explicó el investigador.

Actualmente, OnChip trabaja en la creación de un circuito integrado programable en forma de rompecabezas, el cual incorpora el microcontrolador de 32 bits, y que al armar y ubicar las piezas de diferentes maneras se encienden luces LED.

Inspirado en el lenguaje de programación logo, desarrollado en 1980 por el profesor Seymour Papert del Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT, de Estados Unidos, este circuito permite crear juguetes interactivos y educativos para acercar a los niños a la tecnología, especialmente a la microelectrónica.

 

COPIMERA, comprometida con el desarrollo sostenible

COPIMERA 2017 permitió conocer las tendencias, experiencias y propuestas que incentivan el potencial del desarrollo profesional de la ingeniería como aporte a la competitividad y sostenibilidad del continente americano.

 

Del 18 al 20 de octubre se realizó en el Centro de Convenciones Plaza Mayor de Medellín, el XXVI Congreso Panamericano de Ingeniería Mecánica, Industrial y Ramas Afines COPIMERA 2017, espacio en el que directivos, delegados y participantes expresaron su agradecimiento a ACIEM por la organización de este evento y a Medellín, ciudad innovadora, por su cálido recibimiento en este Congreso Internacional.

Durante el acto inaugural, el Ing. Antonio García Rozo, presidente de ACIEM Nacional, instó a los Ingenieros a ser partícipes de la transformación de los países, en un momento en que el acelerado cambio climático está poniendo en riesgo el desarrollo sostenible de las sociedades.

Por este motivo, el directivo destacó la importancia de eventos de la envergadura de COPIMERA, que son claves para entender cómo desde la Ingeniería se puede contribuir a enfrentar las razones de estas condiciones de entorno.

El XXVI Congreso COPIMERA fue escenario de tres conferencias magistrales, impartidas por reconocidos académicos de diversas áreas. El director del Centro de Ingeniería de la Tierra de la Universidad de Columbia, el profesor Nickolas J. Themelis, compartió una ponencia titulada Una tecnología esencial para la gestión sostenible de los residuos en Latinoamérica; por su parte, el profesor emérito de la EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, Carlos Scheel

Mayenberger, abordó el tema de la Economía Circular a Ingeniería Sustentable; y finalmente, el catedrático Andrew Kennedy Skilling Jardine hizo una presentación titulada EBAM: La Gestión de Activos en la era del Big Data.

Para esta edición, COPIMERA organizó cinco paneles de discusión, en el que los representes del Gobierno Nacional, la academia y conferencistas internacionales invitados intercambiaron posiciones en torno a temas como el Big Data e Internet de las Cosas (IoT); Movilidad Eléctrica; Sostenibilidad; Minería responsable y Energías Renovables-Sostenibles.

 

Durante el desarrollo de la XXVII Asamblea COPIMERA, los representantes de los países miembros suscribieron la Declaración de Medellín, en la cual se resalta la importancia de tener como base la ética para el ejercicio profesional de la Ingeniería y la necesidad de fortalecer los programas académicos para las generaciones futuras.

 

Paralelo al Congreso, se llevó a cabo la XXVII Asamblea COPIMERA, en la cual los representantes de los 25 países miembros firmaron la Declaración de Medellín, un documento que sirve como hoja de ruta para la Ingeniería Panamericana en los próximos años.

Igualmente, en el Centro de Convenciones Plaza Mayor fue testigo de la posesión del Consejo Directivo de COPIMERA para el periodo 2017-2019, cuyo propósito será fortalecer las relaciones profesionales de la Ingeniería en el continente, promover la investigación y la innovación aplicada al desarrollo de las ciudades e intensificar los esfuerzos para implementar y cuidar debidamente el ejercicio profesional con una base ética sólida.

En su intervención, el Ing. Luis Humberto Hernández, presidente de COPIMERA (2015-2017), resaltó el trabajo hecho para crear alianzas con otras instituciones del continente, con el objetivo de que la Confederación funja como un vehículo para que los aportes de la Ingeniería Panamericana lleguen a las instituciones y repercutan en las políticas públicas de las naciones, para un desarrollo sostenible de las mismas.

Finalmente, en su discurso, el Ing. Hugo Ospina Cano, presidente de ACIEM Capítulo Antioquia, hizo especial énfasis en la importancia del trabajo mancomunado entre la academia, la empresa privada y el Estado que, a su juicio, es una triada fundamental para mejorar la productividad y competitividad de sectores claves de la economía.

Coherente con lo anterior, el directivo resaltó la iniciativa que desde el Capítulo Antioquia se lleva realizando para la consolidación del Consejo de Investigación y Tecnologías Waste to Energy -WTERT Capítulo Colombia- conformado por delegados de la universidad, la sociedad, el estado y el sector productivo. Este Consejo, que cuenta el apoyo de la Universidad de Columbia de New York, busca investigar, difundir y llevar a la práctica las mejores tecnologías para producir energía y recuperar materiales de los residuos sólidos urbanos, industriales, forestales y agropecuarios en nuestro país.

 
 
 

Actualización del Plan Energético Nacional (PEN), una tarea pendiente

Durante la última década, el mundo ha vivido cambios importante en las sistemas energéticos con miras a diversificar la canasta energética de los países, con un objetivo claro de incorporar energías y tecnología más limpias; propiciar por un mejor uso de la energía y contar nuevos modelos de negocio.

Según la Agencia Internacional de Energía (IEA): “El mundo al 2035 estará consumiendo un tercio más de la energía que consume actualmente. La demanda eléctrica aumentará en dos terceras partes. El centro de gravedad del consumo energético cambiará a países como China,

India y Brasil. Entre los tres acumularán más del 90% del crecimiento de la demanda. Mil millones de personas no tendrán acceso a la electricidad y 2700 millones no tendrán acceso a combustibles limpios para cocción y calentamiento, principalmente en Asia y África sub-sahariana”.

Por su parte, Greenpeace y el Global Wind Energy Council estiman que a nivel mundial es factible sacar de la balanza eléctrica el 80% de la energía fósil y eliminar la nuclear. El 70% de la electricidad provendría de fuentes renovables al 2050.

Producto de la investigación y la innovación en energías más limpias, ha sido posible lograr resultados interesantes, lo cual ha permitido enfrentar temas sensibles como la seguridad del suministro energético; impactos sobre el medio ambiente; condiciones de adaptabilidad al cambio climático e incorporar elementos de competencia en la entrega de los servicios energéticos hacia una mayor eficiencia, entre otros.

Uno de los principales factores para planear la energía de las próximas décadas es la preocupación de los países por el cambio climático y la producción de dióxido de carbono (CO2), lo cual se refleja en la concentración atmosférica de gases de efecto invernadero.

Así mismo, la diversificación de la canasta energética y propiciar la seguridad de la oferta energética son factores determinantes para enfrentar la declinación de la producción de hidrocarburo.

Paralelo a lo anterior, las dificultades en la renovación y expansión de las redes de transmisión de energía eléctrica debido a los altos costos, problemas de servidumbres y oposición de las comunidades a su construcción, por los impactos que generan son situaciones que están obligando a cambiar las formas de generar energía limpia y sustentable.

Hoy se está pensando en promover un cambio de la producción centralizada y alejada de los puntos de consumo a una producción o generación distribuida (GD), cercana a estos, y de tamaño reducido.

Lo anterior implica incluir nuevos actores para comprender las nuevas formas como se deben operar y conectar los sistemas eléctricos, resultado de hacer una transición de los grandes operadores de red a una pluralización de la producción de energía.

Un PEN para Colombia

En el año 2005/6, la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), elaboró el Plan Energético Nacional 2006-2025, que planteó lineamientos para la toma de decisiones del sector energético, con una visión de largo plazo. Posteriormente, en el 2009/10, realizó un nuevo trabajo al respecto. Sin embargo, el PEN nunca se oficializó ante el país, quedándose a nivel de propuesta.

En este sentido, Colombia necesita contar nuevamente con un Plan Energético Nacional (PEN) integral que se convierta en la Hoja de Ruta del país, el cual debe contener objetivos, acciones y metas claras que cubra a todos los subsectores de la energía.

En opinión de ACIEM, el PEN se debe constituir en Política Pública que comprometa a todas las autoridades del Estado, el cual debe ser actualizado periódicamente para permitir a todos los actores enriquecerlo y conocer la ruta a seguir en materia energética en los próximos años.

El último PEN se elaboró hace 10 años, cuando existían otras realidades económicas y energéticas. Hoy, el sector y el mundo han evolucionado, pero el país que afrontó otras necesidades y urgencias se quedó en un modelo desactualizado.

La coyuntura y los elementos de emergencia olvidaron el esfuerzo y el trabajo de proyección del sector energético y la necesidad de un norte claro del que se adolece actualmente.

Distintos actores reconocieron que, a pesar de que la confiabilidad del sistema eléctrico colombiano está asegurada hasta 2025, es momento de ampliar y diversificar la matriz energética con ajustes estructurales a los mercados, validando los supuestos fundamentales.

 

Uno de los principales factores para planear la energía de las 

                 próximas décadas es la preocupación de los países por el cambio

                climático y la producción de CO2"

 

Para ello, es necesario incorporar tecnología, mercados financieros y de cobertura intradiaria, así como la revisión de cobertura entregada por los contratos de largo plazo. Todo lo anterior, con el objeto de regresar a la meta de lograr la eficiencia, ajustar la participación de los usuarios e incorporar las energías renovables, además de otras soluciones integrales.

El mercado eléctrico requiere de una modernización y una definición de política integral, coordinada con subsectores como el gas, el carbón y otros sectores como el ambiental, el fiscal, el tecnológico y la producción industrial.

Un PEN moderno, con una planeación integral de la administración de los recursos, debe permitir que el sector energético se fortalezca y se diversifique, alcanzado una proyección duradera en las próximas décadas.

*Tomado de la Revista ACIEM 130

 
 

"Calidad, deuda pendiente de la Educación Superior de Colombia"

En cifras del Ministerio de Educación Nacional (MEN), Colombia cuenta con 47 IES acreditadas en alta calidad.

En diálogo con ACIEM, el vicerrector académico de la Pontificia Universidad Javeriana explicó el proceso y beneficios de la acreditación de alta calidad realizada por la institución.

El progreso de un país, sin duda alguna, está enmarcado por una educación de calidad. En un mundo cada vez más competitivo, es indispensable que las Instituciones de Educación Superior (IES) enfoquen sus esfuerzos en formar profesionales internacionalmente capacitados, que puedan responder a las demandas de una sociedad en constante desarrollo.

En Colombia, el Sistema Nacional de Acreditación de Alta Calidad se creó con el objetivo de garantizar a la sociedad que las instituciones de educación superior que forman parte del sistema cumplan con los más altos requisitos de calidad y que alcancen sus propósitos y objetivos. En este sentido, la Acreditación es un testimonio del Estado sobre la calidad de un programa o institución con base en un proceso previo de evaluación en el cual intervienen la institución, las comunidades académicas y el Consejo Nacional de Acreditación (CNA).

En cifras del Ministerio de Educación Nacional (MEN), Colombia cuenta con 47 IES acreditadas en alta calidad, equivalente a 730.000 estudiantes matriculados en programas o instituciones de este tipo. Para el Ingeniero Electrónico Luis David Prieto Martínez, vicerrector académico de la Pontificia Universidad Javeriana, la calidad es una deuda pendiente para el desarrollo de la educación superior en Colombia, razón por la cual las IES deben trabajar incesantemente en sus procesos internos y externos para formar profesionales que contribuyan al progreso socioeconómico del país y la región.

En entrevista con ACIEM, el directivo explicó las estrategias implementadas por la Universidad dentro del proceso de acreditación de alta calidad, los beneficios que esto ha traído para la institución y los retos presentes y futuros para su posicionamiento.

ACIEM: ¿Cómo ha sido el proceso de acreditación de Alta Calidad en la Pontificia Universidad Javeriana?

Luis David Prieto: La universidad diseñó e implementó su sistema de aseguramiento de la calidad que se expresa en tres niveles: el inspiracional, el estratégico y el ejecutivo. En el ámbito de lo inspiracional, la universidad estableció el mejoramiento como una opción de vida y progreso que debe implementarse de manera efectiva, por lo que asumimos las acreditaciones como parte fundamental del progreso permanente.

En el nivel de estrategia, la universidad definió, desarrolló e implementó un modelo para el aseguramiento de la calidad en la oferta académica, que integra los procesos asociados con la obtención y renovación de registros calificados, acreditaciones de alta calidad, pruebas Saber Pro, estudios desarrollados por el Ministerio de Educación y la universidad, tomando el proceso de autoevaluación como instrumento efectivo para garantizar el mejoramiento permanente.

A nivel de ejecución, se realizó un trabajo de socialización y sensibilización del modelo a los 194 directores de programas de pregrado y posgrado, junto al equipo de la dirección de programas académicos, con el fin de hacer del mejoramiento permanente, un ejercicio formal del modelo autoevaluativo.

Esto implica que para la Pontificia Universidad Javeriana, el mejoramiento permanente va mucho más allá de lo que un modelo o ley puedan establecer, puesto que al instaurar planes de mejoramientos efectivos, la institución asumió una apuesta por una cultura de acción planificada que le permite establecer con claridad los instrumentos y estrategias para mantener y consolidar en sus fortalezas y, adicionalmente, establecer con claridad qué necesita implementar para mejorar aquellos elementos que han sido identificados a través del ejercicio autoevaluativo. Con todo este proceso, el objetivo de la universidad es acreditar al 100 % todos sus programas académicos.

        Para la Pontificia Universidad Javeriana, el mejoramiento

              permanente va más allá lo que un modelo o ley puedan establecer"

 

ACIEM: ¿Cómo ha sido el proceso de acreditación de los programas de Ingeniería?

L.D.P.: Mucho antes de que surgiera la acreditación en los programas de Ingeniería, la universidad tuvo una permanente preocupación por analizar su calidad. Es importante resaltar que la calidad de una institución y la de un programa académico dependen de sus profesores y, por lo tanto, siempre ha existido una mística muy importante en la facultad por buscar que el talento humano que acompaña este importante proceso de formación responda a los estándares más altos en lo humano y en lo profesional.

Cuando surgió el modelo de acreditación, la universidad inmediatamente asumió esta responsabilidad y el programa de Ingeniería Electrónica se postuló de forma voluntaria para ser uno de los cuatro primeros programas en desarrollar este proceso junto al de medicina.

Al ver la madurez de su proceso evaluativo, fue el primer programa enviado al Consejo Nacional de Acreditación (CNA) para ser acreditado y se convirtió en el primer programa de Ingeniería Electrónica en Colombia que tuvo ese reconocimiento por parte del Ministerio de Educación Nacional.

ACIEM: ¿Cuáles han sido los retos durante este proceso?

L.D.P.: El reto más importante ha sido llevar a la comunidad educativa a la implementación efectiva de una cultura del mejoramiento permanente y a la acción planificada, por cuanto implica cambiar la forma de pensar y de actuar a cerca de 30.000 personas: estudiantes, profesores de planta, empleados administrativos y profesores de cátedra. El gran desafío consiste en buscar que los elementos de carácter inspiracional, la estrategia y el plan de trabajo ejecutivo tuvieran un efecto en la transformación cultural y en la forma en que cada uno asume un rol en la universidad. De igual forma, implica tener mecanismos permanentes para que las personas asuman y comprendan lo que significa un proceso de aseguramiento de calidad, lo vivieran en su cotidianidad y se comprometieran con las acciones de mejoramiento.

ACIEM: ¿Qué beneficios ha traído para la universidad la acreditación de alta calidad?

L.D.P.: Destacaría cinco grandes consecuencias de este compromiso con el aseguramiento de la calidad en la oferta académica. Un primer elemento es ser más asertivos en el aseguramiento de los aprendizajes; es decir, el cumplimiento de la promesa de valor que ofrecemos a los aspirantes cuando ingresan a la universidad. Un segundo elemento consiste en la promoción de espacios de trabajo interdisciplinarios.

Como tercer elemento, asumir retos significativos en materia de innovación de la oferta académica, que se traduce en perfiles de egreso novedosos, que reportan valor agregado frente a lo que tradicionalmente se ofrece, así como la transformación de las experiencias y, especialmente, en los ambientes de aprendizaje.

Finalmente, reforzar aspectos de internacionalización de los programas porque la calidad es un elemento esencial al momento de buscar relaciones y procesos de colaboración académica con otras universidades. Esto nos ha llevado, por ejemplo, a la consolidación de acuerdos de doble titulación con instituciones internacionales y a la obtención de la acreditación ABET para nuestros programas de ingeniería.

        Menos del 20% de los programas de educación

superior existentes en el país están acreditados"

 

ACIEM: ¿Por qué es importante para las IES el aseguramiento de la calidad?

L.D.P.: La calidad es una deuda pendiente en el desarrollo de la educación superior de Colombia. Es necesario decir que menos del 20 % de los programas de educación superior existentes en el país están acreditados. Esto da a entender que el compromiso por el aseguramiento de la calidad y por alcanzar altos estándares de calidad es un reto significativo en la construcción de un sistema de educación superior.

De otra parte, invertir en docentes calificados es lo más importante para una institución: velar por su formación; cualificación en temas pedagógicos; y conocimiento de un segundo o tercer idioma.

ACIEM: ¿Cuál es el papel de la ética profesional en la Ingeniería y en el desarrollo de todos sus procesos?

L.D.P.: La Ingeniería es la base fundamental en el desarrollo de una sociedad y está llamada a aportar soluciones trascendentales para garantizar el desarrollo y bienestar de los ciudadanos en una sociedad. Nuestra relación como Ingenieros con la mirada ética en el desarrollo social es esencial y, por ello, es preciso que tengamos en el marco de nuestro actuar, la conciencia de que cada una de nuestras acciones tendrá una incidencia en la calidad de vida de las personas.

En este sentido, la ética es la base esencial en todas las actividades de la Pontifica Universidad Javeriana y es un elemento permanente de referencia cuando tenemos que abordar temas académicos, administrativos o de investigación, enmarcados en una mirada articulada de lo social y lo ecológico.

ACIEM: ¿Cuál es su mensaje para la comunidad de Ingeniería sobre el ejercicio ético profesional?

L.D.P.: Yo invito a los colegas Ingenieros a mantener en nuestro actuar un marco donde prime el ser humano, que nos lleve a ejercer la ética del mutuo cuidado y a asumir plenamente las consecuencias de nuestras acciones como ciudadanos y profesionales.

*Tomado de la Revista ACIEM 130

Subcategorías

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETIN

Asegúrese de estar al tanto de las noticias y acontecimientos de ACIEM.

CONTÁCTENOS

  • Teléfono: 3127393